Suelo escribir las crónicas de Bombo y Platillo como si el mundo entero fuera conocedor del ciclo. Es una lástima que no sea así pero como estoy segura de que al final así será, comienzo esta crónica con ciertos pensamientos que me asaltaron en el primer concierto de esta edición de invierno para ponernos en situación.

Air Waves. Foto: Julián Fallas.
Air Waves. Foto: Julián Fallas.

Con tres ediciones al año: otoño, invierno y primavera, Bombo y Platillo ha resultado ser el ciclo de música que ha hecho de la Rotonda del Centro Cívico Delicias, una de las salas más importantes de música en directo de la ciudad (Zaragoza). La programación sólo se caracteriza por una cosa: se hace con amor y criterio, por lo demás lo que te encuentres cada día puede ser folk, electrónica, pop, rock… Y algún género que puede que todavía nadie le haya puesto nombre.

Air Waves. Foto: Pedro Anguila.
Air Waves. Foto: Pedro Anguila.

Alrededor de esta programación hay un público fiel que agradece la sorpresa, el sonido, el lugar, el trato, y ciertas ventajas con las que siempre se  mima a los abonados. Por si esto fuera poco y además del precio reducido en distintos tipos de entradas, ahora los menores de 25 años entran gratis a los conciertos. Hubo bastantes avispadillos que lo sabían y que disfrutaron del primer concierto de invierno gratis, me alegro por ellos, yo de momento me consuelo con eso de que los 30 (y tantos) son los nuevos 20 (y tantos).

Air Waves. Foto: Julián Fallas.
Air Waves. Foto: Julián Fallas.

Este domingo me senté al fondo de la “Rotonda”, estaba muy poblada así que recolectamos sillas -gracias chicos- para ponernos en un buen sitio aunque nos quedásemos sin mesa; pero así conseguimos una buena perspectiva. El motivo es que Air Waves era el grupo que estrenaba la edición de invierno de Bombo y Platillo.

La banda neoyorquina nos devolvió aires de los 90, y su directo confirmó lo que ya recibes en los temas de su líder Nicole Schneit: te lo digo directo, crudo y sin aderezos. Su último álbum, Parting Glances, está plagado de pequeñas escenas que cuentan algo de manera muy concreta, directa y rápida, y así lo ejecuta Nicole en el escenario, sin subterfugios ni un “espera que te cuento”… Te lo lanza para que lo recojas sin miramientos, y entre lanzamiento y lanzamiento de temas, a mi me dio por reflexionar sobre la sala, sobre cómo escribo cuando pienso que todo el mundo conoce “Bombo”. Algún día así será.

El próximo concierto del ciclo es el 7 de febrero con Fenster. Como siempre a las 20:00h en el Centro Cívico Delicias.

PD. Julián Fallas y Pedro Anguila recogieron la imágenes del concierto. La foto que inunda el fondo del artículo es del gran Pedro Anguila.

No hay comentarios

Dejar respuesta